Saltar la navegación

8. Obsesión, mito y cordura histórica.

Preguntas iniciales.

Duración:
30 min
Agrupamiento:
Cinco equipos. En conjunto.

Bar
Emi Popova. Bar de ensaladas (CC BY-NC)

En los apartados previos hemos investigado sobre:

  • la variedad de géneros literarios y los grandes temas del humanismo en el Siglo de Oro, de la mano de Cervantes, en los apartados 12, 3, 4, 6 y 7;
  • el mundo y la estética de los videojuegos (apartados 2, 5 y 7), que se ha desplegado ante nuestros ojos, aunque tuviéramos que apartar mucha hojarasca (repeticiones de los mismos patrones) para empezar a contemplarlos en toda su diversidad;

conque vamos a refrescar las ideas para retomar el hilo de nuestro proyecto.

En la variedad está el gusto.

¿Hay un solo producto capaz de atraer nuestra atención y hacernos disfrutar, sin que nos hagan falta los demás? Ni siquiera el Quijote puede arrogarse ese título, no obstante fuera compuesto para contener la enorme variedad de géneros en el castellano de su tiempo. Hay tantos gustos como (personas) degustadoras. Y muchos platos donde elegir en el "bar de ensaladas" de la foto.

Si escucháis a alguien decir: "Con el Quijote me basta" o "Nada hay que valga la pena leer después del Siglo de Oro" podríamos calificarlo, al menos, como un fanático. Para considerarlo un adicto, haría falta algo más: el trayecto del gusto (es decir, el placer estético) a la obsesión es muy largo. No hace falta experimentar las adicciones para entenderlas, porque casi todas hemos pasado por una etapa previa: el fenómeno fan.

Tres miradas sobre la cultura fan.

Fijaos en esta tabla comparativa, elaborada por Jordi Busquet Durán (2016): "El fenómeno de los fans e ídolos mediáticos: evolución conceptual y génesis histórica". Revista de Estudios de Juventud, INJUVE, 96, p. 23. 

¿Cuál de las tres opiniones o visiones sobre el fénómeno fan os parece más acertada? Elaborad en equipo una columna con cuatro filas, como mínimo, que contenga vuestra propia opinión, a partir de las que se ofrecen en la tabla.

"El fenómeno fan, por lo tanto, es un hecho relativamente normal. A pesar de que algunos sectores de la opinión pública y de la intelectualidad tienen tendencia a considerarlo como una especie de lacra social, sólo se puede hablar de “enfermedad” en casos excepcionales, cuando el individuo padece una adicción compulsiva que le hace perder el control sobre su vida. Se trata, evidentemente, de hechos y situaciones extremas y muy ocasionales". Jordi Busquet Durán, art. cit., p. 24.

Adicciones.

¿Qué productos, empezando por los videojuegos, producen adicción, hasta el punto de obsesionar, aunque sea por una temporada, a personas que conocéis en vuestro entorno?

Elaborad una lista en equipo y clasificad las adicciones con criterios coherentes: p. ej., deportes, modas, drogas.

El gusto y la profesión.

1. El gusto estético es la capacidad humana de complacerse (es decir, recibir placer) a través de una actividad creativa y recreativa, siempre participando en lo que cada persona hace o prueba. ¿Crees que los videojuegos proporcionan más "gusto" que otras formas de narrativa o de arte? ¿Por qué?

2. ¿Es inevitable obsesionarse por los productos de tu lista anterior o es posible "vivirlos con gusto", sin manías? ¿Cuáles sí y cuáles no? ¿Por qué?

3. Después de haber probado distintas actividades, si hay alguna que nos haya gustado más, podemos convertirla en nuestro oficio o nuestra profesión, en la medida que seamos capaces de actuar y crear en servicio a los demás; de acuerdo con sus gustos, además del propio.

¿Qué es lo que más te gusta hacer y hacerlo bien? ¿En qué se diferencia una profesión de una obsesión o una adicción, desde tu punto de vista?