Saltar la navegación

Crea tu portafolio para el proyecto y estrénalo

El diario de Cide Hamete Benengeli

Duración:
30/40 min
Agrupamiento:
Individualmente, todas y todos

El Quijote es una novela que abarca todo el mundo conocido por Cervantes.

Personajes de toda índole

Su autor representa situaciones en las que intervienen personajes de toda índole, desde los galeotes (condenados a remar y a morir en las galeras) hasta el virrey de Cataluña, hombres y mujeres de todas las clases sociales y de todos los pueblos que había conocido: manchegos, vizcaínos, catalanes, moriscos, árabes, aragoneses, andaluces, castellanos, excepto los cortesanos, curiosamente; gentes de muchos oficios y profesiones: campesinas y labradores, arrieros y venteras, religiosos y clérigos, barberos, escritores y mujeres cultas, alcaldes y concejales, juristas y licenciados, cuadrilleros y bandoleros, etc.; sobre todo abundan los personajes fingidos que poblaban la imaginación de sus contemporáneos e influían en su visión del mundo, como eran los caballeros y las damas, reyes y princesas de cuento. La comicidad de la novela consiste, precisamente, en comparar la realidad del Imperio español que se nos va mostrando con los sueños caballerescos e imperiales de Don Quijote y Sancho y no solo de ellos.

Todos los géneros en un "portafolio"

Por si fuera poco, Cervantes combina todos los géneros del lenguaje oral y de la literatura de su tiempo, para hacer más divertida la lectura y para demostrar sus dotes de escritor. 

En suma, el Quijote puede entenderse como el portafolio donde Cervantes ha documentado su aprendizaje como humanista y hombre de letras: el más sabio, comprensivo y arteramente crítico con las locuras de su época, sus contemporáneos y con él mismo.  

Cide Hamete Benengeli, cronista veraz

Ahora bien, la realidad que se muestra está siempre disfrazada de ficción; la seriedad y la gravedad de la crítica, compensada por la comedia y por una intención moral o ejemplar; e incluso el narrador de la novela se camufla como un misterioso árabe que ejerce el oficio de historiador, es decir, que pretende ser veraz y lo más objetivo posible: Cide Hamete Benengeli. Aquí podéis leer el modo como se presenta en la novela, usando el artificio del "manuscrito encontrado", a ese historiador "árabe y manchego", dado que muchos moriscos habían sido desterrados de Granada y otros lugares para reubicarlos en la Mancha.

Cide Hamete
Manuel Gutiérrez Aragón. TVE. Manuscrito de Cide Hamete (CC BY-NC)

Manuscrito

Manuel Gutiérrez Aragón, TVE.  Manuscrito de Cide Hamete (CC BY-NC)

Aparición del manuscrito en el Alcaná de Toledo

1ª. parte del Quijote, cap. 9 (versión de Andrés Trapiello).

Estaba yo un día en el alcaná de Toledo, y llegó un muchacho a vender unos cartapacios y papeles viejos a un sedero; y como yo soy aficionado a leer aunque sean los papeles rotos de las calles, llevado de esta mi natural inclinación tomé un cartapacio de los que el muchacho vendía y lo vi con caracteres que conocí eran arábigos. Y como, pese a conocerlos, no los sabía leer, anduve mirando si aparecía por allí algún morisco aljamiado que los leyese, y no fue muy dificultoso hallar intérprete semejante, pues aunque lo hubiera buscado incluso de otra lengua más clásica y antigua lo habría hallado. En fin, la suerte me deparó uno que, al decirle mi deseo y ponerle el libro en las manos, lo abrió por la mitad, y leyendo un poco en él, se empezó a reír.

Le pregunté yo de qué se reía, y me respondió que de una cosa que tenía aquel libro escrita en el margen como anotación. Le dije que me la dijese, y él, sin dejar la risa, dijo:

–Está, como he dicho, aquí en el margen: «Esta Dulcinea del Toboso, tantas veces en esta historia referida, dicen que tuvo para salar puercos mejor mano que ninguna otra mujer de toda la Mancha».

Cuando yo oí decir Dulcinea del Toboso, quedé atónito y suspenso, porque al punto se me representó que aquellos cartapacios contenían la historia de don Quijote. Con esta imaginación, le metí prisa para que leyese el principio, y haciéndolo así, traduciendo sobre la marcha del arábigo al castellano, dijo que decía: «Historia de don Quijote de la Mancha, escrita por Cide Hamete Benengeli, historiador arábigo». Mucha discreción fue menester para disimular el contento que recibí cuando llegó a mis oídos el título del libro, y, saltándome al sedero, compré al muchacho todos los papeles y cartapacios por medio real; que si él hubiese tenido más perspicacia y sabido lo que yo los deseaba, se habría podido prometer y llevar más de seis reales de la compra. Me aparté después con el morisco al claustro de la catedral, y le rogué me tradujese aquellos cartapacios, todos los que trataban de don Quijote, a lengua castellana, sin quitarles ni añadirles nada, ofreciéndole la paga que él quisiese. Se contentó con dos arrobas de pasas y dos fanegas de trigo, y prometió traducirlos bien y fielmente y con mucha presteza. Pero yo, por facilitar más el negocio y por no perder de vista tan buen hallazgo, lo traje a mi casa, donde en poco más de mes y medio la tradujo toda, del mismo modo que aquí se refiere.

Cide Hamete, cronista detallado, incluso, de dónde se acuesta Don Quijote... y pariente de un rico arriero. 

1ª. parte del Quijote, cap. 16.

El duro, estrecho, apocado y ruin lecho de don Quijote estaba a la entrada y en mitad de aquel destartalado establo, y junto a él hizo también el suyo Sancho, que sólo tenía una estera de enea y una manta que más bien mostraba ser de cáñamo pelado que de lana. A continuación de estos dos lechos estaba el del arriero, fabricado, como se ha dicho, de las enjalmas y de todo el adorno de los dos mejores mulos que traía, que eran doce, lucios, gordos y famosos, porque era uno de los ricos arrieros de Arévalo, según lo dice el autor de esta historia, que de este arriero hace particular mención porque lo conocía muy bien, y aun quieren decir que era algo pariente suyo. Aparte que Cide Hamete Benengeli fue historiador muy cuidadoso y muy preciso en todas las cosas, y a la vista está, pues las que quedan referidas, con ser tan mínimas y a ras del suelo, no las quiso pasar en silencio; de donde podrán tomar ejemplo los historiadores graves, que nos cuentan los hechos tan corta y sucintamente, que apenas nos llegan a los labios, dejándose en el tintero, ya por descuido, por malicia o ignorancia, lo más sustancial de la obra. ¡Bien haya mil veces el autor de Tablante de Ricamonte, y aquel del otro libro donde se cuentan los hechos del conde Tomillas: con qué exactitud lo describen todo!

De similar modo que Cide Hamete, las personas participantes en este proyecto van a documentar las hazañas de su grupo, y aun las propias, en un portafolio, donde consignarán todas las tareas que realicen o, directamente, las harán.

Qué es un portafolio personal y cómo se elabora

El portafolio es una herramienta adecuada para la evaluación formativa de cualquier proyecto:

  • Compromete personalmente a cada estudiante en el desarrollo del proyecto, puesto que tiene que documentar y evidenciar casa fase, narrar y reflexionar sobre el proceso y el producto, con ayuda de una guía tutorial.
  • Es compatible con otros procedimientos, los engloba y multiplica sus efectos. Sirve para redactar el proceso mental y social de aprendizaje, con ayuda de sendos y sencillos cuestionarios por cada fase.
  • Cada persona elabora su diario de aprendizaje guiado, no solo sobre lo que está haciendo individualmente, sino sobre lo que hace el grupo cooperativo. De tal manera evitamos la sensación de que se nos evalúa y califica sin tener en cuenta el mayor esfuerzo y el mejor desempeño, así como la tentación de escaquearse o procrastinar las tareas.
  • Permite seguir el proceso y corregirlo en vivo, a través de comentarios oportunos por parte del docente, que no quedan flotando en el aire.

Vamos a crearlo por medio de la aplicación Blogger, siguiendo este tutorial, donde se explica el uso de la barra de herramientas para insertar imágenes o vídeos.

Ten en cuenta, además, que la evaluación de tu portafolio, también la que hagas por ti misma (autoevaluación), se basa en esta rúbrica.

Observa el ejemplo de blog portafolio personal, elaborado por una alumna de 3º ESO PMAR en el IES Hipatia.

Preguntas iniciales del proyecto

Duración:
20 min
Agrupamiento:
Individualmente y en conjunto

1) ¿Qué videojuegos te parecen "tóxicos"? ¿Lo son por su contenido o por el modo en que se usan?

2) ¿Sabías cuál fue la intención inicial de Cervantes al comenzar la escritura del Quijote? ¿Qué relación tiene con la actualidad?

3) ¿Cómo han cambiado los roles de las mujeres y de los varones con respecto a los que desempeñaban hace cinco siglos? ¿Cómo deberían seguir cambiando para hacernos más felices y mejores personas?

Don Quijote digital: recursos en la web

Duración:
10 min
Agrupamiento:
En conjunto